Cómo hacer croquetas de jamón serrano

Auténticas croquetas de jamón caseras

◼ Croquetas cremosas, suaves, sabrosas… Las croquetas caseras son un éxito seguro como aperitivo o como tapa con un vaso de cerveza o vino.

Hacer croquetas o es un éxito, o son un rotundo fracaso. ¡Acabemos con el fracaso, amigos!

Tiempo de lectura: 1 minuto

No hay muchos caminos para hacer croquetas de jamón serrano caseras: mucha paciencia, medir bien las cantidades y una muñeca para remover bien. Así ha sido desde siempre, ya sean las que hacía tu abuela, tu madre… o en mi caso, las croquetas que hace mi padre.

 

Es cierto que, en muchas casas, se hacen croquetas para aprovechar las sobras. Son típicas las croquetas de cocido. Pero su origen (lo habrás deducido por la palabra) está en la cocina de la corte de Luis XIV, en Francia. Se llamó Croquette, y tenían algunas combinaciones sabrosísimas, como trufa, queso y mollejas. Es curioso como, siendo algo aparentemente sencillo, como puede ser hacer cebolla caramelizada, a no a todo el mundo les salen bien.

 

Por eso, aquí os dejamos esta receta que, si lo conseguís, tendréis una bechamel suave, sabrosa y un rebozado crujiente. ¡Adelante!

Consejos y trucos para hacer unas croquetas perfectas

– Podéis duplicar la cantidad que os he indicado y así congelar el resto. No las pongáis unas sobre otras, ya que es posible que se os peguen y luego sea un dolor freírlas.

¿Estás pensando que tienes que descongelarlas para freírlas? ¡Qué va! Eso es lo bueno. Fríelas en aceite muy caliente y ya verás. Puedes hacerlo en una sartén, como os explicamos más adelante, o en una freidora.

– Estas croquetas de jamón serrano casera son deluxe. Pero hay muchas más opciones. En próximas entradas os hablaremos de las brutales croquetas de langostinos, o de queso Ideazabal con espinacas.

Ingredientes (como para unas 20 croquetas)

Para la bechamel:

  • 200 gr de jamón picado

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (30 ml)

  • 3 cucharadas de harina

  • 1 cucharada de maicena

  • 700 ml de leche

  • 1 cebolla picada

  • 1 cucharada de mantequilla

  • 2 huevos batidos

  • sal

  • nuez moscada

Para el rebozado:

  • pan rallado

  • 2 huevos

  • aceite de oliva virgen extra (para freír)

Preparación de la bechamel para croquetas

1- Vamos a picar la cebolla en trozos muy pequeños. De la misma manera, hacemos con el jamón.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Garbanzos con espinacas

2- El siguiente paso es empezar a pochar la cebolla. Para ello en una sartén añadimos la cucharada de mantequilla y las 2 cucharadas de aceite de oliva. Vamos a hacerlo a fuego muy bajo.

 

3- Una vez que va cogiendo un tono doradito, añadimos el jamón y rehogamos durante al menos 2 minutos.

 

4- Ahora vamos a añadir la harina removiendo para que no se nos queme y nos tire al traste todo el sabor. Seguidamente, lo hacemos con la leche. Vamos a añadirla lentamente y sin dejar de remover.

 

5- Sin parar de remover (ese es el truco) añadimos una pizca de nuez moscada (depende de vuestro gusto) y probamos para corregir de sal.

 

6- Cuando vemos que la masa ya no se pega a los laterales de la sartén, es el momento de pasarla a una más grande. Volcamos y nos ayudamos de una lengua para aprovechar todo. Vamos a dejar que se enfríe. Al principio dejarlo a temperatura ambiente cubierto con film (inmediatamente) para después pasarlo al refrigerador durante unas 24 horas.

Hacemos las croquetas

1- Ahora la masa ya se puede moldear a nuestro gusto porque se ha asentado. Así que batimos dos huevos y en una bandeja echamos el pan rallado.

 

2- Hacemos la forma de las croquetas cogiendo la masa adecuada con una cuchara grande y después con la mano. Podéis hacerlas redondas o alargadas. Va en gustos. A mi me encantan redondas. Un buen truco es echaros un poquito de aceite en las manos, así no se os pegarán.

 

3- Toca el rebozado, pero lo vamos a rebozar dos veces para conseguir un efecto súper crujiente. Metemos la croqueta en el huevo, la escurrimos y la rebozamos con pan rallado. Repetimos la operación. Si queréis congelarlas para más adelante, es el momento.

 

4- En una sartén lo suficientemente honda, añadimos aceite abundante para freír. Utilizad aceite limpio, para que no coja sabor.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Cómo hacer caldo de pescado

5- Otro truco: ir echando aceite por encima de la parte que no esté bañándose en el aceite. Esto es para que no se os abra.

 

6- Las sacamos y vamos colocándolas una a una sobre papel absorbente.

Cómo hacer croquetas de jamón serrano
Preparación
30 min
Cocción
30 min
Tiempo total
1 h
 

Las croquetas de jamón serrano caseras son un éxito seguro como aperitivo o como tapa con un vaso de cerveza o vino.

Plato: entrantes
Cocina: internacional
Keyword: croquetas
Raciones: 5 personas
Calorías: 251 kcal
Autor: El Rancho
Ingredientes
Para la bechamel:
  • 200 g de jamón picado
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de maicena
  • 3 cucharadas de harina
  • 700 ml de leche
  • 1 cebolla picada
  • 1 cucharada de mantequilla
  • sal
  • nuez moscada
Para rebozar:
  • pan rallado
  • 2 huevos
  • aceite de oliva virgen extra para freír
Elaboración paso a paso
Para la bechamel:
  1. Picar la cebolla muy fina y el jamón.

  2. Pochar la cebolla en una sartén a fuego lento con la mantequilla y 3 cucharadas de aceite de oliva.

  3. Cuando esté dorada, añadimos el jamón y rehogamos durante 2 minutos.

  4. Añadimos la harina lentamente y removiendo para que no se queme.

  5. Añadimos la leche, de la misma manera. 

  6. Sin parar de remover, añadimos también una pizca de nuez moscada y corregimos de sal. 

  7. Cuando la masa no se pegue en los laterales de la sartén, lo pasamos a una fuente grande donde reposará la masa. 

  8. Dejamos que se enfríe cubriéndola con papel film. Lo pasamos al refrigerador durante 24 horas aproximadamente.

Preparación de las croquetas:
  1. Batimos los huevos y preparamos la fuente con el pan rallado.

  2. Hacemos la forma de las croquetas cogiendo la masa con una cuchara grande y moldeando con la mano.

  3. Metemos la croqueta en el huevo, y bien escurrida la pasamos por el pan rallado. Si repetimos la operación nos quedará una masa bien crujiente.

  4. Si no las congelamos, en una sartén vamos a añadir bien de aceite. Echamos las croquetas de poco en poco para que no se peguen.


  5. Las sacamos y las ponemos sobre papel absorbente. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *