Diferencia entre baño turco y sauna

¿Cuál es la principal diferencia entre un baño turco y una sauna?

◼ Dos zonas del globo completamente diferentes. Dos formas, en definitiva, de entender el cuidado del cuerpo y del alma. Apúntalo para tu próximo viaje. ¡Vamos a descubrir sus orígenes!

Los beneficios de ambos tratamientos son perfectos para encontrar un equilibrio entre cuerpo y alma.

Tiempo de lectura: < 1 minuto

En primer lugar, los dos tratamientos tienen orígenes muy diferentes. La sauna proviene de los países nórdicos, mientras que el baño turco proviene del Mediterráneo. La principal diferencia, sin embargo, la encontramos en el efecto que tienen sobre nuestro cuerpo. Ambas se encuentran entre las prácticas de desintoxicación más antiguas del ser humano.

En nuestro día a día es muy importante estar relajados. Conseguir una buena salud corporal, suele ser el objetivo de la mayoría de técnicas nuevas que surgen en el mercado. Tanto el baño turco como la sauna utilizan el calor para, de alguna manera, afectar a nuestro cuerpo. El resumen es muy sencillo: un calor húmedo para el baño turco y un calor seco en la sauna. ¿Hay algo más? ¡Claro!

Sauna finlandesa: una antigua tradición del norte

Ya lo decía Noeli, la famosa serie de dibujos sobre una niña lapona: “En Laponia hace frío, pero yo me rio”.

 

No sé si nosotros nos reiríamos tanto, pero, bromas aparte, la sauna proviene de Finlandia y data de hace más de mil años. Iniciaron una costumbre que consistía en echar agua sobre las piedras calientes. En un principio tenía la función de calentar diferentes lugares de la casa y hacer los inviernos un poco más cómodos.

 

En Laponia hace frío, pero yo me río 😉 #relax Clic para tuitear

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Día de spa para amigas

Esa costumbre se transformó en una tradición, enriquecida por mitos y leyendas, y se acompañó con la idea de que el baño de calor era muy bueno para el cuerpo.

El baño turco: una práctica árabe

El baño turco proviene de los países árabes. La temperatura es mucho menor que la sauna finlandesa pero con nivel de humedad más alto. Otra gran diferencia es que su uso se empezó a acompañar con algunas prácticas estéticas, como masajes, tratamientos con barro, enjabonado por todo el cuerpo, etc. Es menos estresante y más relajante que la sauna, ya que el vapor acelera las funciones metabólicas, aumentando la respiración y la frecuencia cardiaca.

baño turco y sauna

¿Sabías que las termas romanas son parientes lejanos de los baños turcos?

Desde la antigüedad, las diferentes culturas que habitaban el Mediterráneo y Oriente Medio se hicieron muy sensibles al cuidado del cuerpo. Las termas romanas, sin ir más lejos, son parientes del baño turco.

 

Tres habitaciones con diferentes temperaturas; algo que el baño turco clásico también posee. Estos baños antiguos se llamaban hamman, y los podíamos encontrar en el monumental libro de Las mil y una noches.

Las diferencias entre baño turco y sauna

La forma en que se practican, es la principal diferencia entre el baño turco y la sauna. Como hemos dicho, la sauna se practica a una alta temperatura, con un calor seco y a bajo nivel de humedad. Mientras tanto, el baño turco es una inmersión total en el vapor de agua.

Podemos decir que el baño turco no es una sauna. Vamos a conseguir un efecto de relajación total porque estamos en un espacio inundados de vapor. Además, otra diferencia es que podemos combinarlo con aromaterapias, juegos de luz y sonidos. Es un concepto muy diferente que puede llegar a inundar los 5 sentidos.

baño turco y sauna

Una inmersión total en el vapor de agua, es la principal diferencia entre el baño turco y la sauna.

Los espacios también son muy diferentes. La sauna actual es similar a una cabina finlandesa realizada en madera, con bancos para sentarse o tumbarse a diferentes niveles. La fuente de calor es una estufa de piedra.

 

Las termas romanas, sin ir más lejos, son parientes del baño turco #turismo Clic para tuitear

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Qué ver y hacer en Segovia en un día

Por el contrario, en el baño turco la piedra o los bancos de mármol están al mismo nivel. La humedad se va aumentando, generalmente con grifos, aunque depende del diseño.

Los beneficios del baño turco: un baño de calor

Tanto la sauna como el baño turco pueden purificar profundamente el cuerpo, por lo que siempre nos lo vamos a encontrar en cualquier terapia.

Nuestro cuerpo necesita hacerse una desintoxicación antes de recibir cualquier tratamiento estético.

Un baño de calor ayuda a la eliminación de toxinas asimiladas por la piel y a la expulsión de ácido láctico y úrico. Alivian las contracturas y dolores musculares, pero sobre todo, estimulan el sistema linfático. Un baño de calor elimina el exceso de líquidos y mueve el sistema circulatorio, favoreciendo el adelgazamiento y la pelea que solemos tener contra la celulitis. 

 

Apuesta por el baño turco

 

Ya sabemos que el baño turco va a utilizar el vapor como modo de activarnos. El vapor va a mantener una temperatura caliente, para que provoque en nosotros una sudoración. Esta sudoraicón es la que conlleva la pérdida de toxinas. Entre otras cosas, abrirá y limpiará los poros. Algo que conseguimos mucho mejor que con la sauna

Baño en piscina, baño turco, piscina de tonificación y nos relajamos en el jacuzzi… ¿Suena bien, verdad?

Después de un baño de calor, tu piel se vuelve más brillante y tersa. Los beneficios del baño turco, por ejemplo, son perfectos para encontrar un perfecto bienestar entre el cuerpo y el alma, y se encuentra entre los tratamientos de salud y belleza de nuestro Hotel con Spa en Segovia.

 

¡Una oportunidad que no te puedes perder durante tu estancia en nuestro hotel en Segovia! Bienvenido al hotel de El Rancho.

Resumen
Fecha de revisión
Artículo revisado
▷ Diferencia entre baño turco y sauna | HOTEL SPA | El Rancho
Calificación del autor
51star1star1star1star1star

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *