La leyenda del Acueducto de Segovia

◼ Hoy te vamos a hablar del icono de la ciudad de Segovia: el Acueducto romano. ¿Romano? Puede que sí, puede que no.

leyenda del acueducto de segoviaacueducto de segovia

Único, incomparable. Así es el Acueducto de Segovia. Pero hay más entorno a esta obra

Tiempo de lectura: 1 minuto

Una de las obras de ingeniería histórica más importantes de España y, posiblemente, del mundo. En 1985 fue declarado Patrimonio de la Humanidad. La historia del Acueducto de Segovia se remonta a la época romana. Curiosamente es el único legado, el único resto tangible del paso de Roma por Segovia. Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre quién construyó el acueducto de Segovia. Augusto, Claudio… Aunque las últimas investigaciones dan mucha fuerza a la época de Trajano (a partir de los años 112 y 116 d.c.).

 

Pero no nos olvidamos de otra hipótesis: el diablo 😉 

Historia del Acueducto de Segovia

Sobre lo que no hay duda es de lo draconiano de la obra.

 

Grandiosa, ciclópea, monumental…, y todo, para llevar agua desde el Riofrío a las afueras de la ciudad (a más de 13 km) hasta la parte alta. Salva todos los elementos naturales que se encuentra a su camino, adaptándose al perfil del terreno.

 

Solo los sillares de granito perfectamente labrados y encajados #segovia Clic para tuitear

 

En su parte más fotogénica (la plaza del Azoguejo) presenta una altura de 28 metros, más 6 metros más que están bajo tierra, de cimientos. Con un total de 119 arcos, la zona principal de la que hablamos está formada por 44 arcos superpuestos. Sin argamasa, sin cemento.

 

Solo los sillares de granito perfectamente labrados y encajados. Si no lo has visitado, sobrecoge. Impone, y mucho.

La leyenda del acueducto de Segovia para niños

Pero hay otras versiones, ya me entienden. Otras que cuentan que nada tiene que ver el ingenio y el esfuerzo de los hombres. Otras versiones que lo elevan a una dimensión superior de grandeza, y de misterio.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Qué ver y hacer en Segovia en un día

Si ya has estado en Segovia, habrás observado unos pequeños agujeros en las piedras. Dicen que son las huellas de los dedos del demonio. Así que, ¿no fue Roma el constructor?

 

Fue el diablo o demonio, y la pereza de una muchacha #diablosegovia Clic para tuitear

 

Una mañana, una joven criada cansada de subir agua todos los días de la parte baja de la ciudad, maldijo su rutina. En un arrebato, gritó al aire: “¡daría lo que fuera por no tener que hacer más este camino!”. En ese momento, escuchó una voz tras de sí. Un hombre bien vestido y apuesto comentó: “¿Y qué estarías dispuesta a dar a cambio?”. La joven, al ser criada y de origen muy humilde no tenía nada que ofrecer. Respondió que cualquier cosa le daría, ya que ninguna tenía valor.

 

Te llevaré el agua hasta la parte alta de la cuidad. El trato será a cambio de tu alma.

 

El hombre hizo su propuesta. Te llevaré el agua hasta la parte alta de la cuidad. El trato será a cambio de tu alma. La joven no lo dudó, ya que sus fuerzas mentales empezaban a flojear. Aún así, subió la apuesta. Dijo que solo le daría su alma si terminaba su obra antes del primer rayo de Sol de la mañana siguiente. El hombre sonrío, y con un apretón de manos sellaron el acuerdo.

La joven, como todas las noches, se fue a dormir agotada. Pero algo extraño sentía. Le venía constantemente a la mente la conversación con aquel hombre. Entre vuelta y vuelta a la almohada, decidió levantarse y tomar el fresco. Curiosa, se acercó uno de los miradores de la cuidad desde el que se veía su tedioso camino diario. Cuál fue la sorpresa al ver un ejército de pequeños diablos levantando un extraño puente, ¡un acueducto!  Y lo más terrorífico de todo, ¡eran dirigidos por el hombre que conoció por la mañana! Pero ese hombre ya no parecía una persona, era el diablo. Voces, gritos aterradores, llamas, fuego y risas soberbias convertían la escena en un pasaje demoniaco.

 

¡El primer rayo de sol de la mañana! La joven se había salvado #diablosegovia Clic para tuitear

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Segovia con niños. Actividades para toda la familia

Asustada corrió a casa a refugiarse. Empezó a rezar pidiendo a Dios que la ayudara y que no se cumpliera la promesa. Comprendió el error y no quería perder su alma. Pero, aparentemente, Dios no la escuchaba.

 

Pero, justo antes de terminar con la última piedra, los demonios empezaron a celebrar su victoria. Habían conseguido un nuevo alma, pura, cándida y desprotegida. ¿Victoria? No. Justo antes, como decía, un rayo de sol apareció entre la noche. ¡El primer rayo de sol de la mañana! La joven se había salvado. Dios había intercedido con un milagro. El diablo, derrotado, tuvo que huir sin el alma de la mujer, dejando el último hueco que concluía su obra. La última piedra.

diablo segovia

Así que ya lo sabes, cuando visites el Acueducto de Segovia, fíjate en ese hueco. Podrás identificarlo porque es donde se encuentra la Virgen de la Fuencisla, patrona de la cuidad.

El diablillo de Segovia

acueducto de segovia

En el mes de enero de 2019, la cuidad de Segovia ha querido rendir tributo a esta leyenda. Se ha colocado una escultura del diablillo, obra de José Antonio Abella. El lugar es el mirador desde el que la joven “vio” a los demonios trabajando, en la cuesta de San Juan. Acércate hasta ahí para inmortalizar una de las mejores panorámicas del impresionante monumento bimilenario. Un fantástico plan para ver Segovia con los ojos de un niño.

Resumen
Fecha de revisión
Artículo revisado
▷ LEYENDA del Acueducto de Segovia ← | ¡Descúbrela! - Turismo
Calificación del autor
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *