Qué comer en Segovia

6 platos típicos para comer en Segovia que no puedes perderte

◼ Segovia es una de esas ciudades que lo tiene todo. Ciudad Patrimonio de la Humanidad, se ha convertido en una máquina turística que recibe día a día miles de visitantes. ¿Por sus monumentos? Sí, pero hay algo más…

Una de esas ciudades bendecidas por su belleza y por su gastronomía

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Los segovianos viven con la seguridad que da una ciudad que no cambia con los siglos. Una actitud guasona y desestresada fabricada por un clima recio, lleno de constipados por un invierno (casi) eterno y la cercanía a Madrid. El acueducto marca la pauta en las rutas monumentales, pero también el Alcázar, la Catedral, el románico de sus decenas de iglesias… y, como no, su cocina.

En este magnífico post os contábamos qué ver en Segovia en un día, con lugares que harán vuestra visita un recuerdo imborrable. Pero hoy toca hablar de comida. Así que vamos directamente a contaros qué comer en Segovia como buenos segovianos que somos.

1- Qué son los torreznos

Los torreznos son básicamente tiras de tocino (del costillar del cerdo) fritas en una sartén. Deben estar muy crujientes y tostados por el lado de la piel. Eso sí, cuidado con los que estén haciendo dieta. Los torreznos tiene un alto valor energético y nos aportan una gran cantidad de calorías  pero, ¿qué importa cuando disfrutas de un día de cañitas con tu gente?

que son los torreznos

Segovia es una de esas ciudades donde ir de tapas es una bendición. Tapas que, muchas veces, superan a las pago de cualquier otra ciudad. El torrezno es un clásico dentro de ellas. Lo podéis encontrar en prácticamente todos los bares de Segovia como tapa, y hacen un maridaje mágico con unas cervezas o vinos.

2- Los Judiones de la Granja

Es muy típico entre los segovianos esbozar una sonrisa cuando oyen a la gente de fuera nombrar a los Judiones. Parece que no se quedan con el nombre, ya que se oye hablar de “alubiones” “judias grandes” “fabes”…

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Viaje en globo en Segovia

Los Judiones son un plato de cuchara increíble con su origen en la localidad segoviana de La Granja. Situada a apenas 10 km de la capital y con un origen Real, ya que en ella nos encontramos el Palacio Real mandado construir por Felipe V, dio origen a un cultivo progresivo y selectivo del Judión por parte de los sirvientes del palacio.

judiones de la granja

Tienen un extraordinario y mantecoso sabor, muy suaves tras su cocción y alcanzan un tamaño considerable tras la hidratación en comparación con el Judión seco. De toma pan y moja, no podéis dejar de incluirlo como primer plato dentro de vuestro menú.

3- Sopa castellana o sopas de ajo

Un must por estas tierras para soportar los largos inviernos de Castilla La Vieja. Un plato, como la mayoría por aquí, con un origen humilde. Fijaos en los ingredientes: ajos, pan duro, pimentón, agua, sal, huevo y jamón. Ni más, ni menos.

sopa castellana

La sopa castellana está muy ligada al santo patrón de los segovianos, ya que todos los años, el 24 de octubre a las 12 de la noche, se reúnen frente a una de las fachadas de la Catedral en la que está la figura de San Frutos sosteniendo un libro. La tradición es verle pasar “la hoja” como símbolo de una nueva página y oportunidad para todos. Es tradicional que la asociación de cocineros de Segovia preparen a los pies del Ayuntamiento unas cazuelitas con las sopas de ajo o castellana para acompañar esta efeméride.

4- El cordero asado

Comer cordero en Segovia se ha convertido en un ritual. Desde el imperio romano es uno de los platos más tentadores y sabrosos, no solo de la capital, sino sobre todo en la provincia de Segovia.

cordero asado

Corteza crujiente, sabrosa y una carne tierna que se deshace en la boca. Entre dos y cuatro horas para crear, a fuego lento en el horno de leña, este manjar.

5- El cochinillo asado

Junto con el cordero asado, el cochinillo asado es el plato estrella de la cocina segoviana. No tiene muchos secretos: agua, sal, un buen cochinillo y un horno de leña. Cualquiera que visite Segovia, provenga de donde provenga, tiene que probar el plato típico de la gastronomía segoviana. 

donde comer cochinillo en segovia

Es un producto sencillo y completamente natural. De piel dorada y crujiente es, sencillamente, inimitable.

6- El ponche segoviano

Un postre que, junto con los Judiones, vuelve a tener una tradición Real. Y es que cuentan que nace con un encargo de Alfonso XIII a un confitero segoviano, que elaboró una receta, que enamoró al rey: receta ponche segoviano. Este postre no tiene punto débil. No es una bebida, es un pastel (ya que el nombre lleva a confundir), y es tan sencillo como unas capas de bizcocho con almíbar, crema y mazapán.

ponche segoviano

Si estás dispuesto a hipercalorizarte, este es tu postre. Por cierto, repetirás 😉

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Campos de golf en Segovia

En definitiva, ¡hay muchos más, claro! Primeros, segundos o los postres…, pero estos son los absolutos protagonistas de esta maravillosa cocina segoviana. ¿Alguno más? Nos encantará saberlo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *